10 oct. 2017

PRUEBA DE ELIMINACIÓN


NACIONAL 2 PEÑAROL 3
SUB 20
08/10/2017

El domingo de tarde debimos afrontar el clásco como locales en el Gimnasio de Its, en los hechos dónde el rival oficia todo el año de local. Esto se debe a la poca disponibilidad de canchas y al temor ya extendido que hace que nadie quiera albergar estos partidos y que muy pocos, en realidad casi nadie pueda verlos.
Así ha crecido sorpresivamente el número de periodistas que cubren futsal en especial en estos partidos.
En condiciones normales podemos decir que nos despedimos del campeonato. Deberían darse una combinación de resultados casi milagrosa para que llegáramos a la definición.
Que rescatar, que aprender y que descartar de lo vivido es el desafío.
Ganar o perder en general dependen de la manera en que se desarrolla el juego.
Fallamos en algo clave, antes del primer minuto, fallamos en el esfuerzo, en el compromiso. Dejar a un jugador, no correrlo, no por ahogo, no por cansancio sino simplemente por pereza es una falla de la que es muy difícil regresar. Todo lo hablado, todo lo entrenado, todo lo pensado queda por el camino cuando tu jugador "directo" corre sólo y genera así una superioridad que termina en gol del rival.
Empezamos de la peor manera, ya en el saque del medio no pudimos realizar un pase sencillo y entrenado.
lo dicho antes del minuto el gol, producto de una inferioridad, Santi que no puede anticipar y el lateral opuesto que cierra tarde. Todo nacido de una "pase y voy sólo" por la derecha de nuestra defensa.
Ese muy mal comienzo condicionó todo. En menos de cinco minutos un segundo gol que también encierra errores pero no tan graves. Una falta cometida tarde, Juanchi que decide armar una barrera de dos cuando la posición pedía tres, el tercer jugador que llega a la barrera por una indicación externa y la pelota que pasa por ahí sin mayor explicación que el jugador de la barrera se movió para que la pelota no le pegara.
En el inicio prácticamente el único en un rendimiento aceptable era Santiago Machado, el resto mal o muy mal.
Empezamos con los cambios. Llegó muy bien desde el banco Martín Quevedo como pivot improvisado y Anthony Blanco para completar una defensa comprometida.
Mejoramos, a eso se sumó el ingreso de Ciro Pirotto que manejó el balón con bastante acierto. Peñarol no generaba peligro pero no necesitaba hacerlo. Nacional apenas se había repuesto del masazo de los primeros cinco minutos. En la salida hubo dificultades porque a la presión del rival se sumó que Luketich no logra sacar con ventaja, decide mal y también tiene problemas en la ejecución. Pero el equipo ya era otro, sólo que había regalado dos goles por pereza, en un clásico.
Machado dominaba su posición y el rival pasó a depender del uno por uno de su lateral extranjero que ya no tenía tantas facilidades.
El tiro de Ciro con el arquero superado da en el palo. Estábamos mejor y se venía el entretiempo, a menos de un minuto del final cuando Peñarol llevaba varios minutos sin patear al arco un rival se mete entre tres, no lo marcamos y remata suave al medio del arco. La jugada termina en gol. Tres a cero exagerado para lo que había sido el primer tiempo pero que era el castigo para los primeros minutos absurdos que jugamos y para una jugada en la que todas las decisiones y gestos técnicos fueron equivocados.
En la reposición tuvimos otra vez el gol. Andreoli y Pirotto sólos contra el arquero terminaron fallando un "dos para golero" lo que fue otro golpe antes de llegar al vestuario.
Entretiempo, no había mucho para hablar. Sólo preguntar cuando íbamos a jugar el partido.
Vino el segundo tiempo. El trámite fue parecido al del primero, sólo que Peñarol tenía menos piernas, rotaba poco porque el resultado lo llevó a eso y nosotros no cometimos los errores infantiles de la primera mitad.
Peñarol presionado reaccionó igual que Nacional. sacó en largo hacia Sosa, sólo que su arquero fue bastante más preciso, pero tanto Anthony como Juan Martín controlaron eso sin problemas.
Machado seguía dominando por completo en su posición pero le faltaba resto para atacar a su rival directo.
Vino el descuento de Martín Quevedo al presionar al líbero rival y casi de inmediato el segundo gol de Nacional en una muy buena jugada de Quevedo que define Juan Silvotti recién ingresado y que si tenía resto físico para atacar al pivot.
El partido era otro, o era el mismo con otro resultado.
Con poco, con las limitaciones que tiene este equipo se puso en juego con sólo jugar con compromiso.
Akim mejoró en el segundo tiempo y le dio aire a Quevedo de gran partido, más si consideramos que jugó fuera de puesto.
Ya Peñarol no llegó y nosotros tuvimos un par pero nos faltó ese plus para llevarnos algo.
Que nuestro mejor jugador prácticamente no tuviera minutos por motivos deportivos es mucha ventaja, sumado a la lesión de Germán Machín.
Perdimos, nos duele porque nosotros le damos mucha importancia a las divisiones formativas. Porque esto no es común. El dominio de Nacional en los clásicos de juveniles ha sido notorio, y perder un segundo clásico de los últimos 14 nos duele. No todas las generaciones son iguales, no siempre se tiene la misma calidad, pero lo que si siempre se tiene que tener es el mismo COMPROMISO. Ganar, empatar o perder pero haber dejado el último esfuerzo, eso es innegociable.
En lo individual: Juanchi sacó mal todo el partido, en el tercer gol no estuvo bien.
Santiago Machado muy bien: dominó por completo su sector y no perdió balones en la salida
Yhordi Segui, muy lejos de lo que puede, desconocido.
Fernando Andreoli partido discreto, no pudo desequilibrar.
Akim Rodriguez, empezó mal mejoró en el segundo tiempo.
Ciro Pirotto, correcto juego sin brillar.
Anthony Blanco, resolvió el caos defensivo, era lo que el equipo necesitaba en ese momento.
Martín Quevedo, fue el mejor. Jugó fuera de puesto dominó, robó varias pelotas al líbero rival. Anotó un gol y dió otro.
Juan Martín Castro, correcto partido. Fue importante en la reacción del equipo.
Juan Silvotti: buenos minutos, un gol. El resultado del partido le impidió jugar más porque su rol es fundamentalmente defensivo.
Quedan dos partidos para este equipo, hay que encararlos de la mejor manera y esperar un triple eclipse de sol para tener chances.
Dentro de las cosas a rescatar está que la mayoría del equipo está formado por jugadores sub 18 y sub 17 lo que permite augurar una consolidación en la categoría.

Goles:
Martín Quevedo 1
Juan Silvotti 1

No hay comentarios: